Torresaviñan


Terminamos febrero con esta foto con las ruinas del “castillo” de Torresaviñan. Estas ruinas están en La Torresaviñan, en Guadalajara. Solo conociendo el nombre de la fortificación podemos predecir su origen, se trataba de una atalaya de control durante los siglos XI y XII. Una torre de planta cuadrada a la que por el paso del tiempo, por su situación en el paisaje (posición dominante para el control de la zona) y al tratarse de una linea defensiva con el reino taifa de Molina fue aumentando de tamaño hasta crearse el castillo de Torresaviñan.

Su estado de conservación estuvo ligada a los Señores de Molina, hasta que a finales del siglo XIX fue vendida al obispo de Siguenza. Durante la Guerra de Sucesión entre austrias y borbones, los ejércitos de los austrias, en su retirada, volaron a cañonazos las murallas y parte de la torre del castillo dejándola el aspecto actual.

Tras ese pequeño repaso de la historia os vamos a contar como llegamos a hacer esta foto.

Torresaviñan

ISO 400 f/- 30s. – 14mm

No solemos meter siluetas o personas en las fotos, pero de vez en cuando nos apetece hacerlo como ya lo habréis visto en fotos como Gigantes de piedra y barro o Sheep protector. Unas semanas antes de hacer esta foto, vimos unas cuantas donde las siluetas jugaban un papel especial y quizá por la influencia que nos creó, quisimos en este caso, introducir una persona en la escena.

Para hacer la foto aprovechamos la versatilidad de que tiene el samyang 14mm. Al tratarse de un objetivo completamente manual, nos brinda la posibilidad de jugar con el diafragma dentro de la toma.

Ya teníamos los parámetros que queríamos en cuanto a la exposición del cielo y sacada la iluminacion del suelo y castillo. Solo nos quedaba introducir a la persona y el destello de luz, la foto no quedaba mal, pero el destello no quedaba con esa forma de estrella que estábamos buscando. Por lo que decidimos variar el diafragma durante la exposición. Empezamos con un f/8 durante los pocos segundos que tardábamos en dar los 3 destellos de flash necesarios. Tras eso abrimos el diafragma hasta f/2.8 captando así la luz necesaria para captar la luz en el cielo y a su vez aplicar la iluminación a la escena.

Con ello conseguimos lo que buscábamos, las nubes con algo de movimiento,  las estrellas puntuales al exponer solo 30s. Una escena iluminada donde destaca tanto el castillo como la persona y por supuesto la silueta, que aporta dimensión a la escena.

Ya sabéis que si tenéis alguna duda o queréis que profundicemos algo más en algún tema, solo tenéis que dejarnos vuestras dudas aquí debajo.

Esto es todo, si no quieres perderte nuestras actualizaciones. Suscríbete ¡Nos vemos el martes!

¿Tienes algo que comentarnos? ¿Tienes alguna duda? Escríbenos